Jueves, Septiembre 21, 2017
   
Text Size

72% de los estadounidenses a favor de inmigrantes

Share Link: Share Link: Bookmark Google Yahoo MyWeb Del.icio.us Digg Facebook Myspace Reddit Ma.gnolia Technorati Stumble Upon
Washington, DC – Tal como lo confirma una nueva encuesta del Centro de Investigaciones Pew, el apoyo a un estatus legal sigue siendo la posición predominante en el debate migratorio.

Julia Preston, del New York Times, escribe:
“En la encuesta, 72 por ciento de los estadounidenses dijo que a los inmigrantes que están aquí ilegalmente se les debería permitir quedarse si cumplen con algunos requisitos, resultados que han variado un poco en los últimos dos años. Eso incluye el 42 por ciento de los estadounidenses que dicen que a esos inmigrantes se les debería permitir convertirse en ciudadanos y el 26 por ciento que dice que sólo deberían convertirse en residentes permanentes.

Entre los republicanos, una mayoría de los encuestados — 56 por ciento — apoya una vía a la ciudadanía para el estatus legal de los inmigrantes indocumentados. Los republicanos son generalmente críticos sbre el desempeño de su partido en torno a la inmigración ilegal, con el 59 por ciento que dice que el partido no está haciendo un buen trabajo al representar sus puntos de vista en cómo lidiar con la inmigración ilegal.

En el Congreso y entre un amplio espectro de los contendientes presidenciales, muchos republicanos se han movido hacia la derecha en ese tema, rechazando la legalización y llamado a endurecer la seguridad en la frontera.

De acuerdo con la encuesta Pew, una mayoría de estadounidenses — 58 por ciento — rechaza la idea de que permitir a los inmigrantes indocumentados obtener el estatus legal es recompensarlos por ‘hacer algo mal’.

Entre los hispanos, un electorado de más rápido crecimiento al que los candidatos de ambos partidos están cortejando, 86 por ciento dice que debería haber una vía hacia el estatus legal, con 54 por ciento que dice que a los inmigrantes indocumentados se les debería permitir convertirse en ciudadanos.
Ayer hicimos notar que la inmigración se está convirtiendo en uno de los puntos de contraste más agudos entre los dos partidos en la contienda electoral de 2016. Mientras los demócratas están adoptando políticas pro inmigrantes e inclinándose hacia una nueva política migratoria como nunca antes, los republicanos parecen ignorar las lecciones del ciclo electoral de 2012 y específicamente el consejo migratorio incluido en el reporte postelectoral del RNC.

A pesar del continuo amplio apoyo a políticas pro inmigrantes entre los electores en general, los hallazgos de Pew en relación con los votantes republicanos arrojan luz sobre el porqué la inmigración sigue siendo un tema complicado para el ámbito republicano, especialmente de cara a una saturada temporada de primarias. Lauren Fox, del National Journal, escribe:

“En meses recientes, los candidatos para 2016 y otros que consideran seriamente entrar en la contienda han tropezado en cómo responder directamente preguntas sobre de qué lado están en torno a una vía a la ciudadanía o la legalización para los 11 millones de inmigrantes indocumentados del país.

En una nota publicada por The Wall Street Journal en marzo se informó que el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, dijo a un pequeño grupo en New Hampshire que con base en ciertas circunstancias él apoyaría una vía a la ciudadanía para los inmigrantes. El portavoz de Walker dijo después que esa no era su posición. Hoy en día, cuando se les pregunta sobre el tema migratorio, los candidatos republicanos prefieren hablar sobre seguridad en la frontera antes de pisar en la peligrosa zona de las especificaciones sobre la legalización o la ciudadanía, si es que incursionan en el tema.

Y hay alguna razón para ello. Mientras que la mayoría de los republicanos en la encuesta de Pew dice que apoya una vía a la legalización, muchos electores republicanos aún ven a los inmigrantes como algo negativo. La encuesta Pew encontró que 63 por ciento de los electores republicanos aún consideran a los inmigrantes como una ‘carga’ para la economía de Estados Unidos en lugar de un beneficio, y 58 por ciento considera el dar el estatus legal a los inmigrantes como algo similar a ‘recompensarlos’ por violar la ley”.
Entonces, con políticas pro inmigrantes que ganan amplio apoyo entre porciones clave del electorado y con los votantes republicanos yendo más y más hacia la derecha, ¿qué significa esto para el Partido Republicano en 2016? En pocas palabras, problemas.

Kerry Eleveld, del Daily Kos, lo explica mejor:
“El Partido Republicano ha manipulado electoralmente su salida de la presidencia. Sus electores están preparados para votar por candidatos de la extrema derecha en la Cámara de Representantes que se enfocan en un conjunto de temas muy limitados y, a su vez, esos votantes no quieren conformarse con menos en la presidencial.

Es un estándar imposible para cualquier candidato presidencial que quiera tener siquiera un ápice de otro tipo de apariencia en la elección general”.
Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, añadió: “El pueblo estadounidense lo entiende. Apoya una reforma migratoria de sentido común que formalmente da la bienvenida a los inmigrantes indocumentados a la familia estadounidense, y por un margen abrumador. Mientras algunos creen que demócratas como Hillary Clinton y Martin O’Malley están adoptando una posición de ‘izquierda’, el hecho es que su respaldo a una vía a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados los coloca de lleno en la corriente predominante. La vasta mayoría de los contendientes republicanos, por otra parte, están muy preocupados en complacer a su base de nativistas de la cual están desconectados desde un punto de vista tanto de la mayoría de los electores estadounidenses como una gran supermayoría de los votantes latinos. Esto proporciona un nuevo significado a la famosa cita de Jindal de que el Partido Republicano debería dejar de ser ‘el partido estúpido’”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Ad 1

shopper

Ad 2

BLACKSTONE
advertise