Lunes, Enero 22, 2018
   
Text Size

Seis lecciones que los empresarios no deben olvidar

Share Link: Share Link: Bookmark Google Yahoo MyWeb Del.icio.us Digg Facebook Myspace Reddit Ma.gnolia Technorati Stumble Upon

Por Ivon Creagh, Gerente de Distrito de Wells Fargo

Es probable que haya leído muchos consejos acerca de cómo dirigir una empresa. Es fácil encontrar sugerencias útiles e historias de éxito inspiradoras. ¿Pero qué hay de los errores que debe esforzarse por evitar?

Como representante bancario, he visto propietarios de pequeñas empresas muy capaces y bien intencionados enfrentarse a algunos de los mismos problemas en una amplia variedad de campos. Para ayudarle a aprender de sus experiencias, me gustaría compartir con ustedes las seis lecciones más importantes que estos empresarios nos han revelado. Cada uno de estos seis desaciertos se puede evitar, desde la toma de decisiones estratégica hasta las operaciones bancarias de todos los días:

1. Manejarse solo. Algunos empresarios solo confían en sí mismos, un socio o su cónyuge cuando se enfrentan a decisiones clave. No obstante, es mejor incluir al menos a otras tres personas en el proceso de toma de decisiones: un abogado, un contador público certificado (CPA, por sus siglas en inglés) y un asesor financiero o representante bancario. Este equipo de asesores debería dedicarse a ayudarle a alcanzar el éxito y comunicarse unos con otros para lograr ese objetivo. Sin su conocimiento experto especializado usted podría no tener la experiencia necesaria para comprender todas sus opciones y elegir el camino correcto.

2. Ocupar todos los puestos. “Para que algo se haga bien, hay que hacerlo uno mismo” podría ser cierto a veces, y para un empresario que recién empieza y tiene limitaciones de presupuesto por cierto es una opción más económica. Pero a medida que su empresa crezca, es fundamental obtener ayuda. Las responsabilidades como la contabilidad, los impuestos y la nómina requieren un tiempo que usted podría dedicar a atender a sus clientes. Lo que es más importante aún, equivocarse en esas tareas podría ser riesgoso. Contratar a un profesional no solo ayuda a evitar errores, sino que traslada gran parte del riesgo a otra persona.

3. No mirar alrededor. La concentración y la dedicación son lemas para un empresario exitoso. Pero los empresarios también tienen que tomarse el tiempo para buscar conocimientos en el mundo exterior. Por ejemplo, algunos empresarios podrían no saber que existe una manera bastante sencilla de que su sitio Web sea clasificado en un puesto más alto en las búsquedas de Internet. Si usted busca incorporar conocimientos todos los días, este es el tipo de información útil que encontrará. La investigación y la planificación para el futuro pueden parecer inquietudes secundarias, especialmente cuando no sabe con certeza dónde encontrar información. Ya sea que su búsqueda de conocimientos incluya investigaciones por Internet, ferias comerciales, reuniones de su asociación o establecer redes de contacto con sus pares, esta es una inversión fundamental que debe hacer. De lo contrario, corre el riesgo de ignorar maneras de mejorar su negocio, como oportunidades de financiamiento para pequeñas empresas o recursos educativos para ayudarle a afrontar los desafíos del futuro.

4. Manejarse con poco efectivo. Las pequeñas empresas necesitan un flujo de efectivo en reserva de al menos tres meses para estar preparadas para las fluctuaciones estacionales o los inevitables períodos en que el negocio flaquea. A menudo es difícil lograrlo, especialmente si usted ha desarrollado hábitos frugales cuando recién empezaba. Comprometerse a guardar dinero en efectivo todos los meses puede ayudar, y también puede hacerlo una línea de crédito. Piense en ello como si fuera una póliza de seguro: si no hace la inversión, los resultados podrían ser devastadores.

5. Evitar pedir crédito. Este error está muy emparentado con uno de los anteriores. Minimizar su deuda puede ser una buena meta para su vida personal, pero la mayoría de las empresas requieren cierto nivel de capacidad de endeudamiento en algún momento. Solicitar un crédito antes de necesitarlo realmente, y plantearse como objetivo aprovechar el crédito de manera regular y pagarlo pronto, le ayudará a desarrollar un historial de crédito sólido y una fuente de dinero en efectivo disponible cuando lo necesite. En muchos casos, si espera hasta realmente necesitar el crédito, podría ser más difícil conseguirlo.

6. Combinar cuentas. No separar las cuentas personales y comerciales es un error muy común. Es fácil cometerlo cuando uno empieza, o no quiere complejizar las cosas. No obstante, mezclar sus tarjetas de crédito y cuentas bancarias torna casi imposible tener una percepción del flujo de efectivo de su empresa. Es aún peor para calcular sus impuestos, y eso sin mencionar la justificación de gastos comerciales en caso de una auditoría. Establecer cuentas comerciales exclusivas le permite empezar a desarrollar un historial de crédito en nombre de la empresa, lo que puede facilitar más la obtención de financiamiento.

¿Algo de esto le suena familiar? Para evitar estos y otros inconvenientes, observe detenidamente su manera de trabajar, y asegúrese de estar implementando buenas prácticas comerciales que mantengan a su empresa orientada al éxito.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Ad 1

shopper

Ad 2

BLACKSTONE
advertise