Lunes, Enero 22, 2018
   
Text Size

Por qué tanta incertidumbre

Share Link: Share Link: Bookmark Google Yahoo MyWeb Del.icio.us Digg Facebook Myspace Reddit Ma.gnolia Technorati Stumble Upon
Juan Francisco Puello Herrera

Listín.com.- Por qué reina tanto desconcierto en el mundo de hoy: pasión, codicia arrogancia, egoísmo. Dirían algunos que en todas las épocas siempre ha existido ese desconcierto, pero la respuesta a esto es, que la humanidad tiene que ir en progresión no en regresión.

Además, nunca antes el mundo había estado tan comunicado como lo está ahora y a la vez con tanta falta de entendimiento. Joseph Ratzinger (Benedicto XVI) propone para mejorar el futuro de la sociedad y mitigar ese mal lo siguiente, predominio de la ética sobre la política, rescate del carácter imprescindible de la idea de Dios para la ética, la necesidad de rechazar la fe en el progreso.

El punto crítico de la modernidad es que el concepto de verdad ha sido abandonado y sustituido por el de progreso. Cuando se afirma que el progreso es la verdad, con esa aparente elevación se desmiente y anula a sí mismo; ya que cuando no hay dirección, la misma cosa puede ser tanto proceso como retroceso.

El anterior criterio es de Euclídes Eslava, profesor de Teología del Instituto de Humanidades de la Universidad de La Sabana, Colombia, expresado en Libertad y anarquía, el pensamiento ético de Joseph Ratzinger. Expone, que el concepto de verdad ha sido manipulado, los mayores problemas que confronta la humanidad se originan por el mal uso de la libertad.

No se puede acomodar la verdad a los intereses de cada cual, como tampoco la libertad puede interpretarse como un permiso para actuar sin control. Dice que el mal uso de la libertad, se ha convertido en un vocablo mágico: se disfruta, pero al mismo tiempo, se siente amenazada y restringida”. Eslava, citando a Ratzinger, expresa, que aunque el ser humano se ha emancipado de los vínculos de la costumbre y de la tradición, experimenta límites hasta ahora insospechados, impuestos por la civilización técnica y centralizada.

Se cuestiona si no se habrán cambiado espacios libres por otros más restrictivos, si no sienten las sociedades el deseo de combatir también el orden de la libertad que imponen las instituciones, para llegar por fin a la verdadera libertad personal.

Una vez más, queda demostrado, que “la libertad radica ante todo en el ser del hombre y luego se concreta en los derechos de la libertad para actuar”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Ad 1

shopper

Ad 2

BLACKSTONE
advertise